20 abr. 2012

LA HISTORIA DE MI MADRE 
Kim Eun-Sung 
Sinsentido, 2008 

Este libro trata de: Desigualdad social, guerras, historia de Corea, relaciones familiares, relaciones sociales
Propuesta de clasificación documental: BLANCO/87
Propuesta de signatura topográfica: BLANCO/87/EUN/his


Hay que escuchar a las madres, está claro. Ellas evocan en sus vivencias la microhistoria que da sentido al devenir de nuestra vida individual, pero también a la historia que estudiamos en el colegio. Y más si, como a la madre de este libro, le ha tocado un momento decisivo: Corea, antes de su desgarro, invasión japonesa y posterior división en norte y sur irreconciliables. Es además una madre que habla claro, que confiesa sus deseos más íntimos, sus miedos y sus preferencias personales, y que nos deja con deseo de más, pero con una idea nítida de la vida en su tierra.
Pero también hay que escuchar a las madres cuando nos aconsejan lo que no queremos oír. La de la autora se sorprendió de que su historia se contara con un cómic, pues no lo creía posible. Yo, visto el resultado, también comparto la sorpresa y añado la decepción. Los dibujos son simples, confunden, pues no permiten distinguir bien a los personajes, ni los paisajes y ambientes... Ese uso excluyente del negro y el blanco no tiene ninguna finalidad específica, así que no se justifica.
Todo lo que esta madre tiene que decir habría resultado más atrayente en una narración pura, o bien acompañada de determinadas imágenes que aclararan colores y tonalidades del ambiente de la historia. El género es importante, porque provoca expectativas, y es una lástima que la poca pericia en el apartado gráfico estropee un material narrativo del máximo interés. Insisto: escuchemos a las madres.

Lorena

No hay comentarios:

Publicar un comentario