20 jun. 2011

¡VAMOS A VER A PAPÁ!

¡VAMOS A VER A PAPÁ!
Lawrence Schimel
Alba Marina Rivera
Ekaré, 2010

Este libro trata de: Relaciones familiares, emigración, sentimientos
Propuesta de clasificación documental: AZUL/835
Propuesta de signatura topográfica: AZUL/835/SCH/vam


¡Vamos a ver a papá! es una historia sencilla y bonita sobre un hecho cada vez más cotidiano en nuestra sociedad como es la emigración. Los sentimientos contradictorios, de tristeza por la lejanía de los seres más queridos y de ilusión por el reencuentro o la posibilidad de una vida mejor, son narrados desde el punto de vista de la niña protagonista, lo que confiere a esta pequeña historia un tono sincero y lejano del dramatismo muy apropiado para la lectura reflexiva con nuestros alumnos y alumnas más jóvenes.
No es de extrañar que tanto el autor del texto, Lawrence Schimel, como la autora de las ilustraciones, Alba Marina Rivera, hayan vivido en propia carne la misma experiencia de tener que emigrar a otro país, ya que la historia se desarrolla desde la verdad y acierta plenamente con el enfoque ingenuo y tierno de la narradora.
La narración está bien estructurada y ordenada para que la lectura sea fácil de seguir. En el planteamiento se presentan todos los personajes y su situación actual, a partir del recuerdo del padre de la niña que trabaja en el extranjero para mandar dinero a su familia. En el nudo una llamada telefónica cambiará las expectativas de la protagonista y su madre ante la oportunidad de emigrar para reunirse con el cabeza de familia. El final de la historia queda abierto a la esperanza.
En todo el hilo argumental las emociones, los sentimientos, las ilusiones y las dudas aparecen perfectamente dosificadas, dando entidad y verdad a los personajes con los que nos sentimos cada vez más cercanos compartiendo sus preocupaciones.
Las ilustraciones, igual de importantes que el texto, refuerzan, complementan y animan la historia. También a través de las imágenes se transmiten los sentimientos de las protagonistas, dibujadas con una delicada sensibilidad y muy pensados trazos en las expresiones de la cara para estar a la altura de las palabras. Llenos de detalles, los dibujos nos dan pistas sobre dónde viven los personajes, cómo es su vida cotidiana, como es su relación afectiva, lo que sienten…
Las posibilidades, en fin, de este librito son múltiples, desde la lectura individual por puro placer, pasando por una lectura en compañía, para compartir sencillas reflexiones en voz alta, hasta actividades más preparadas con los niños y niñas sobre escritura (se pueden iniciar en la escritura de un diario, de una carta, continuar la historia, contar la historia desde el punto de vista del papá…), actividades sobre el comentario de las ilustraciones o actividades sobre experiencias reales a través de las que podemos trabajar valores como la integración o una muy importante y solidaria: ponerse en el lugar del otro cuando la vida nos reta con experiencias como esta.

Alberto

No hay comentarios:

Publicar un comentario