22 abr. 2009

EL SOLDADITO DE PLOMO

EL SOLDADITO DE PLOMO
Jörg Müller
Ed. Lóguez, 2005

Este libro trata de: El juego. Los juguetes. Desigualdad social. Diferencias norte-sur. Viajes.
Propuesta de clasificación documental: AZUL/835
Propuesta de signatura topográfica: AZUL/835/MUL/sol

¿Qué tal si trasladamos la historia del soldadito de plomo y la bailarina a nuestros días? Los niños y niñas de todo el mundo y de todos los tiempos, han necesitado del juego para poder desarrollarse y aprender. Pero ¿dónde ha quedado el poder de la imaginación, la capacidad para transformar la realidad con nuestras propias manos? Aunque parezca mentira, no hace muchos años nuestros padres y abuelos eran capaces de convertir una caja de cartón en casi cualquier cosa: un castillo encantado, un fuerte del oeste o una casita de muñecas. Y lo más importante es que mientras lo hacían se lo pasaban igual de bien que cuando disfrutaban del juego. En algunos lugares del mundo donde el desarrollo es menor, los niños y niñas siguen creando sus propios juguetes, y son tan hábiles que algunos de ellos pueden acabar en lugares insospechados. ¿Quieres descubrir cómo? Pues no dejes de “leer” con tu imaginación, a través de sus magníficas ilustraciones, esta versión del Soldadito de plomo. Te sorprenderá tanto por el detalle de los dibujos como por su inesperado final. Anímate y piensa que tú también puedes redescubrir el artista que llevas dentro. La iconografía es el elemento fundamental al carecer el libro de textos escritos. Las ilustraciones, de una fidelidad casi fotográfica, nos acercan al mundo actual, el del exterior y el del subsuelo. Más tarde, en una especie de comparativa, nos hará viajar hacia mundos lejanos mostrándonos la dura realidad de muchas personas que sobreviven gracias a la opulencia y al despilfarro de los más privilegiados. Pero lejos de resentirse o de abandonarse a su destino, estas personas utilizan todos los recursos de los que disponen, entre ellos su imaginación y su capacidad para crear, para dignificar su existencia, y a veces hasta son capaces de devolvernos nuestros “sobrantes” convertidos en obras de arte. Esto tiene que ayudarnos a reflexionar sobre el mundo en general, sobre nuestra sociedad y, sobre todo, en lo que puede hacer feliz a cualquier niño o niña del mundo.

Amparo

No hay comentarios:

Publicar un comentario