22 abr. 2009

LOBO

LOBO
Olivier Douzou
Fondo de Cultura Económica, 1999

Este libro trata de: Animales
Propuesta de clasificación documental: AMARILLO/ANIMALES
Propuesta de signatura topográfica: AMARILLO/ANIMALES/DOU/lob

OTRO ANÁLISIS ICONOGRÁFICO DE JUAN HERRANZ, GRACIAS OTRA VEZ!!!

Libro inicialmente dirigido a los más pequeños lectores. Y digo inicialmente porque si analizamos en profundidad, veremos que siempre puede haber algo más tras lo aparentemente sencillo. Lobo posee una dimensión que, en mi opinión, trasciende del concepto clásico de libro o álbum ilustrado. Con premisas más pictórico-artísticas que exclusivamente ilustrativas, Douzou maneja conceptos que han subyacido en el arte: la construccióndeconstrucción abstracta, el sincretismo, la interacción de colores, masas y volúmenes, y, por último, la secuencialización temporal. Desde esta perspectiva, estamos ante un libro que filtra un contenido tan sencillo –y tan complejo-como puede ser la construcción gráfica de un personaje, por el tamiz dela educación en la sensibilidad artística. Douzou juega conscientemente con los elementos abstractos más sencillos (rectángulos, círculos y triángulos), para mostrar al lector cómo una realidad se puede imaginar, sintetizar, explorar y construir con elementos que el niño maneja casi inconscientemente cada día. La secuencialización temporal corresponde precisamente a esa construcción: primero un rectángulo, luego un círculo y luego otro, y un par de triángulos, etc. El autor va introduciendo al niño en un campo complejo de la manera más sencilla. Todos conocemos aquello de que “con un seis y un cuatro...”. Pues bien, en mi opinión estamos, en síntesis, ante un libro que explora ese camino, que democratiza y pone al alcance del niño las herramientas necesarias para crear y entender. No sólo es un libro para ver y leer, sino también un libro que invita a trabajar con esas mismas herramientas (formas y colores) que usa el autor para componer su obra. En esta medida, se trata también de un libro que, más que interactivo, invita a interactuar. Nos adentra, a medida que se construye el personaje, en elementos gráficos más complejos: la boca llena de dientes, la servilleta, la onomatopeya del gruñido del lobo, y, por último, el plato y la zanahoria. Nos transmite cómo todo se puede ir desarrollando, cómo todo se modifica y se trabaja, se va elaborando con unos mismos elementos o introduce unos nuevos. Lobo es una obra de una plasticidad que sorprende por su sencillez y por su sentido y significado: todo es susceptible de construirse con el uso de la imaginación, sin necesidad de grandes elementos ni grandes recursos. Hasta un lobo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario