31 may. 2010

ELENITA

ELENITA
Campbell Geeslin
Ilustraciones de Ana Juan
Editorial Kókinos, 2006

Este libro trata de: Música, igualdad entre sexos, aventuras, autorealización del protagonista
Propuesta de clasificación documental: AMARILLO/CUENTOS
Propuesta de signatura topográfica: AMARILLO/CUENTOS/GEE/ele

Elenita era una niña que quería ser sopladora de vidrio como su papá. Pero su papá le dijo que eso no podía ser, que había que tener mucha fuerza y que era un oficio de hombres. Así que a Elenita no le quedó más remedio que emprender un largo viaje lleno de aventurasen el que conoció e hizo amistades…
Este álbum es un canto a la libertad y a la igualdad de género en los que una niña, Elenita, luchó por perseguir un sueño en un mundo de hombres.
Está escrito con un lenguaje lleno de musicalidad y ritmo que engancha enseguida y si a ello añadimos unas fantásticas ilustraciones en tonos pastel pero con mucha fuerza hacen que el resultado sea magnífico y muy recomendable.

Toya

2 MINUTOS Y SE ACABÓ

2 MINUTOS Y SE ACABÓ
Victoria Bermejo y Miguel Gallardo
RBA, 2003

Este libro trata de: Libros y lecturas, vida cotidiana, humor.
Propuesta de clasificación documental: ROJO/86
Propuesta de signatura topográfica: ROJO/86/BER/dos

En 2 minutos y se acabó, un universo de objetos y situaciones cotidianas para algunos ya vividas se materializan en pequeñas historias, ágiles, cómicas, poco ortodoxas y las más de las veces tiernas.
Historias que hacen visibles situaciones que normalmente pasan desapercibidas o que relacionan pasado y presente y nos recuerdan binomios y otros recursos creativos aplicados a la narración de las cosas sencillas, familiares y cotidianas.
Quizás lo más destacable y novedoso de este libro de cuentos cortos sea su actualidad en el lenguaje y en los temas.
El lenguaje es claro, conciso y muy apropiado a la edad de los personajes. Probablemente el trabajo en la prensa de la autora Victoria Bermejo influye en ese estilo directo, esencial, casi periodístico.
Los temas son muy diferentes de unos cuentos a otros, algunos sencillos de comprender para los lectores más pequeños de 6, 7, 8 años y otros más cercanos a los lectores mayores. Todos ellos están tratados con un fino sentido del humor, con gran perspicacia de las conductas infantiles y con un final clásico con moraleja, pero del siglo XXI. Fantasmas vistos como holografías, niños que usan chats, teleadictos y sobre todo la naturalidad con la que trata los sentimientos infantiles, sin ñoñerías, pero con un punto que parece auténticamente infantil y actual, hace que los relatos sean realmente atractivos para lectores no sólo infantiles.
Los cuentos van acompañados de unas pequeñas ilustraciones alusivas al tema del relato, también graciosas, y que completan el texto. El libro es el último de una trilogía de los mismos autores editada también en Samarkanda. La edición es cuidada y el tamaño, muy fácil de manejar, propicia tenerlo a mano para aprovechar cualquier momento para leer en voz alta a nuestras alumnas y alumnos algunos de los cuentos.

Mila


28 may. 2010

POR CUATRO ESQUINITAS DE NADA

POR CUATRO ESQUINITAS DE NADA
Jérôme Ruillier
Editorial Juventud, 2005

Este libro trata de: Solidaridad, integración social, diversidad, convivencia, formas geométricas.
Propuesta de clasificación documental: AMARILLO/CUENTOS
Propuesta de signatura topográfica: AMARILLO/CUENTOS/RUI

Cuadradito vive en el país de los Redonditos, todos juegan felices hasta que los Redonditos tienen que irse a su casa y Cuadradito decide seguirlos, el problema es que la casa tiene una puerta redonda por la que Cuadradito no cabe. Lo intenta y lo intenta e incluso prueba a cambiar de forma pero todo es inútil. Los Redonditos se reúnen en asamblea para ver lo que pueden hacer y deciden cortar las cuatro esquinitas de Cuadradito para que pueda entrar. Cuadradito tiene mucho miedo y se niega…pero enseguida encuentran una solución mejor…
Con un lenguaje muy sencillo y una historia con un argumento a priori también muy sencillo, el autor nos ayuda a reflexionar sobre las diferencias raciales, la integración y la solución a muchos de los conflictos que la falta de lógica y coherencia generan. Es una historia para la infancia pero también para gente no tan pequeña, ideal para trabajar en cualquier nivel, incluido en Secundaria. La técnica ilustrativa nos permite realizar con las criaturas un taller de construcción de los Redonditos y de Cuadradito y de su casa y escenificarlo puesto que no se trata de dibujos sino de fotos en las que los personajes son de fieltro de colores y la casa está realizada con una simple tela de arpillera.

Ana N.

A continuación puedes ver un montaje audiovisual con esta historia que hemos encontrado en youtube:

EL LEÓN QUE NO SABÍA ESCRIBIR

EL LEÓN QUE NO SABÍA ESCRIBIR
Martin Baltscheit
Lóguez Ediciones, 2006

Este libro trata de: La importancia que tiene la lecto-escritura en las relaciones sociales, Libros y lecturas, Educación, Amor, Animales, Fábulas, Aprendizaje y desarrollo
Propuesta de clasificación documental: AMARILLO/CUENTOS
Propuesta de signatura topográfica: AMARILLO/CUENTOS/BAL/leo

Si no sabes escribir, no podrás poner lo que sientes en un papel. Esto tan terrible es lo que le ocurre al rey de la selva, que como no sabe escribir, no sabe cómo declarar su amor a su amada, así que alguien tendrá que escribir la carta en su lugar, pero ningún animal consigue escribir la carta que al león le gustaría enviar. Al final todo resultará mucho más fácil de lo que había pensado ya que será la propia leona quien le enseñe a escribir, empezando por la “A” de amor.
Los inconvenientes del analfabetismo quedan más que claros en este divertido, exagerado y romántico cuento. Un conjunto de palabra e imagen armonioso que nos hará sonreír constantemente. Deliciosa y glamurosa resulta la leona lectora y, por supuesto, no hay que perderse los sellos “salvajes” que adornan las guardas de este romántico álbum.
En resumen podemos decir que, además de divertido, este cuento supone un gran estímulo para aprender a leer y escribir.

Pilar

LA OVEJITA QUE VINO A CENAR

LA OVEJITA QUE VINO A CENAR
Steve Shallman
Ilustraciones de Joelle Dreidemy
Editorial Beascoa, 2006

Este libro trata de: Animales humanizados, Amistad, Sentimientos, Ruptura de estereotipos
Propuesta de clasificación documental: AZUL/835
Propuesta de signatura topográfica: AZUL/835/DRE/ove

Un hambriento lobo recibe la visita inesperada de una pequeña oveja que llama a su puerta. Éste se relame, pensando en un buen estofado, pero la ovejita tiene frío, hambre y sueño. El lobo, sin querer, la va cuidando hasta que se da cuenta de que no puede hacerle daño; de igual manera no permite que sufra alguien que depende de él.
Álbum con ilustraciones muy coloridas en el que los elementos visuales como el movimiento y la escala sirven para narrar dulcemente la historia. El texto está muy cuidado, envuelto en sonoras onomatopeyas y excelentes adjetivaciones que nos sirven para trabajar diversas cuestiones como los estereotipos del personaje: El “malo” del lobo abriga a la ovejita antes de acostarla, le da de comer una zanahoria porque le suenan las tripas…También valores como la solidaridad, la amistad, la compasión por quienes son más débiles o el amor que nace en los corazones más endurecidos cuando un pequeño ser los necesita para sobrevivir.
Ese lobo triste, decaído, cansado y solo se convirtió en un ser amable y cariñoso a los ojos de los niños y niñas que escucharon con atención este cuento con final feliz.

Mercedes

27 may. 2010

HISTORIAS SIN FIN

HISTORIAS SIN FIN
Texto e ilustraciones de Iela Mari
Anaya, 2006 (1ª edición 1997)
Sopa de Libros nº20

Este libro trata de: Libros acumulativos, Libros de imágenes, Conocimiento del entorno, Animales
Propuesta de clasificación documental: AMARILLO/ANIMALES
Propuesta de signatura topográfica: AMARILLO/ANIMALES/MAR/his

¡¡Es un rabo!! ¡¡Una cola!! ¡¡Una cola de...(la discusión está asegurada)!!
Así puede empezar el diálogo entre este libro y sus espectadores, pensado para niños y niñas de corta edad, a partir de 3 años, pero que seguramente no dejaría indiferentes ni callados a observadores de más edad.
Este volumen incluye dos libros Come que te como, editado en Italia en 1980 y El huevo y la gallina, editado también en Italia en 1969. En Come que te como una larga cola negra da comienzo a la historia y al volver la página aún no se desvela el secreto de su dueño, una feroz pantera que persigue a...un lobo, que persigue a...un lince y así hasta llegar al final en el que nuevamente aparece la cola de la pantera y ¡ahora sí que ya tenemos pistas para adivinar qué animal es!
Las ilustraciones son muy claras y definidas con colores llamativos, detallistas pero sencillas, en alguna de ellas el equívoco es posible, no sé si intencionado por parte de la autora: Por ejemplo, el cazador comienza con la imagen de su pie que un mosquito va a picar y en la página siguiente el pie es el de una persona que podría estar tumbada tomando el sol, pero que se convertirá claramente en cazador al volver la página.
Ambas historias son circulares y como anticipa el título no tienen fin, pero son distintas en su esquema. La primera es cíclica y podríamos “ampliarla” completándola con diferentes animales, mientras que la segunda es el ciclo de la vida de una gallina y sólo es posible volver a empezar la historia una y otra vez o reescribir e ilustrar un nuevo ciclo vital.
Las ilustraciones en las dos historias son como dice la autora “imágenes poderosas y estáticas frente al bombardeo de las imágenes en movimiento de la televisión”. En estas imágenes no utiliza muchos colores, los dosifica en cuanto a su aparición y a su intensidad en función de la necesidad del momento y por ello son determinantes en la lectura de las imágenes.

Mirta

26 may. 2010

CINECLUB

CINECLUB
David Gilmour
Ed. Reservoir Books, Mondadori, 2009

Este libro trata de: Cine, Relaciones familiares, Búsqueda de la propia identidad, Adolescencia, Superación
Propuesta de clasificación documental: BLANCO/841
Propuesta de signatura topográfica: BLANCO/841/GIL/cin

Cineclub es una novela autobiográfica en la que el escritor y crítico de cine canadiense David Gilmour narra la especial relación que le unió con su hijo Jesse durante la etapa más difícil de su adolescencia, entre sus dieciséis y diecinueve años. Cuando el interés de Jesse por los estudios empieza a decaer irremediablemente, su padre le propone un trato desesperado. Podría dejar el instituto y no le obligaría a trabajar ni a pagar su manutención; a cambio, sólo tendría que cumplir dos únicas condiciones: mantenerse alejado de las drogas y ver junto a él tres películas a la semana.
Siguiendo el plan, David consigue, sin proponérselo, combinar la educación cinematográfica con la sentimental y mantener con su hijo un diálogo constante justo en el momento en que es más necesario para ambos. Sin embargo, mientras el cine es la única formación que el chico recibe, el autor no deja de experimentar la angustia y la responsabilidad de un padre que no sabe si hace lo correcto y que se enfrenta a la vez a sus propios fracasos personales y a las zozobras vitales de su hijo.
Cineclub es una novela recomendable por múltiples razones, pero, sobre todo, porque describe una reacción valiente y creativa ante un problema tan común como el fracaso escolar y la incomunicación entre padres e hijos. La autenticidad y valentía de la propuesta de Gilmour hacen que ésta sea una lectura interesante para educadores, padres y cinéfilos, que podrán disfrutar de una selección variada, comentada y rigurosamente personal de películas con una explotación pedagógica inesperada.

María

25 may. 2010

BARTLEBY, EL ESCRIBIENTE

BARTLEBY, EL ESCRIBIENTE
Herman Melville
Ilustración de Javier Zabala
Nórdica Libros, 2009

Este libro trata de: Absurdo, Búsqueda de la propia identidad, Profesionales y profesiones, Relaciones sociales
Propuesta de clasificación documental: BLANCO/841
Propuesta de signatura topográfica: BLANCO/841/MEL/bar

¿Qué pasaría si nos decidiéramos a negarnos? Este relato nos descubre que en realidad somos los dueños definitivos de nosotros mismos, aunque esto suponga a menudo la aniquilación de toda integración social y de todo placer material. Adueñarnos de nuestro destino puede ser tan sencillo como aprender a decir que no con sencillez, claridad y educación. La mayoría de las situaciones a las que nos vemos abocados serían solventadas con una negativa a tiempo.
¿Y qué provocará esto en los demás? ¿Cómo vamos a encajar en el engranaje? No encajando. Bartleby niega a los demás el acceso dejándoles en la ignorancia de su procedencia o su destino, no mencionando ni dando a entender nada de lo que le hace humano, y siendo irreductible en la defensa de su círculo de tiza, de lo que entiende que le corresponde por ser y estar, y nada más. A todo lo que esté fuera, ‘preferirá que no’.
Los demás personajes, más imperfectos por más abiertos y más humanos, pierden todo interés frente al misterio que cada uno encierra en sí mismo y que está representado en el escribiente que se niega primero a nada que no sea copiar, después incluso a copiar, más tarde a comer y por último, probablemente, a vivir.
Pero el narrador, ¡ay del pobre narrador!, jefe poco decidido, acostumbrado a los desmanes de sus empleados, tiene que darse de bruces con una personalidad irreductible, un ser insobornable en sus deseos, y que se convierte, por efecto de su toma de riendas, en parte sobrante: nuestro narrador no sabe realmente cómo encarar al hombre que se niega a doblegar su voluntad sin agresividad, falto por completo de violencia. Terminará, por supuesto, admirándole.
Y esta idea de pureza, de elementalidad, está magníficamente representada en las ilustraciones de Javier Zabala, que interpreta el texto a través de dibujos casi esquemáticos, con escaso colorido, aunque muy significativo. Es excelente el retrato del protagonista que acompaña al momento de su contratación, y el cambio que en sus ojos experimentará a lo largo de la historia, que no considero azaroso. La edición de este clásico es realmente preciosa y perfectamente adecuada para los chavales que se inician en su afirmación frente al mundo.

Lorena

EL OSO QUE NO LO ERA

EL OSO QUE NO LO ERA
Texto e ilustraciones de Frank Tashlin
Editorial Alfaguara, 2008.


Este libro trata de: Animales, bosques, absurdo, relaciones sociales, búsqueda de la propia identidad
Propuesta de clasificación documental: AZUL/846
Propuesta de signatura topográfica: AZUL/846/TAS/oso


Tierna historia de un oso que ante la inminente llegada del invierno se instala en una cueva para hibernar. Cuando llega la primavera sorprendentemente todo ha cambiado.
El comienzo que le corresponde sólo puede ser: “Érase una vez…” Con esas palabras mágicas se inicia este libro, en el que se suceden fragmentos repetitivos, comienza y termina con idéntico texto para describirnos la llegada del invierno. Todo ello reclama la participación del lector, que sin apenas darse cuenta se ve inmerso en la trama, poniéndose de inmediato del lado del protagonista por la situación en la que de forma fortuita se ve involucrado y de la cual no sabe cómo salir, lo que lleva a los niños y niñas que lo escuchan a pasar de la risa al enfado y a mantener su atención esperando que alguien lo libere de su indefensión.
Texto e ilustraciones reflejan un mundo de sentimientos, prevaleciendo entre todos la incomprensión, hasta tal punto que nuestro protagonista llega a dudar de su propia identidad. Las ilustraciones en blanco y negro poseen muchos detalles, pero lo que expresan de forma inequívoca es el poder, para lo que se vale de una misma escena a la que se le van incorporando a los mismos elementos, motivos cada vez más ricos y aumentados en número.
El cuento fue publicado en versión original en 1.946 y ésta de 2008 es la vigésimo segunda edición en castellano.
Me parece un cuento precioso. Refleja el mundo tal como lo perciben los niños y niñas, sin matices: el personaje, un oso que expresa bondad, con el que se identifican, y los demás personajes frente a él que afianza aún más su posicionamiento. Está considerado un clásico de la Literatura Infantil y Juvenil y por mérito propio debería formar parte de las bibliotecas infantiles.
Lo que opinaron niños de 5 años:
ANDREA: Me gustó cuando cerró la fábrica y el oso se acurrucó en la cama de la cueva.
ADRIÁN: Me gustó cuando le gritó al capataz.

MAESTRA: Pero un día la fábrica…
SERGIO: Cerró, porque los hombres habían cortado los árboles, pero no las raíces, y volvieron a crecer y la tiraron.
IYÁN: Porque tú leíste que había funcionado todo el invierno.
SOFÍA: Porque los hombres tenían que irse de vacaciones.
HUGO FERNÁNDEZ: Porque estaba nevando y no salía el humo.

Marisa