13 jul. 2010

PIEL COLOR MIEL

PIEL COLOR MIEL
Jung
Ed. Rossell Comics, 2008.

Este libro trata de: Guerras, huérfanos,
Propuesta de clasificación documental: BLANCO/87
Propuesta de signatura topográfica: BLANCO/87/JUN/pie
 
La guerra de Corea (1950-1953) y la posterior división del país entre la República Popular Democrática de Corea del Norte y la República de Corea del Sur tuvieron, como todas las guerras, consecuencias devastadoras: millones de muertes entre soldados y civiles y otros tantos millones de personas desplazadas y desaparecidas. La línea de demarcación establecida en el paralelo 38º no sólo dividió el país en dos repúblicas política e ideológicamente irreconciliables sino que separó forzosamente a millones de familias coreanas: el número de niños que quedaron huérfanos o abandonados a su suerte en ambos lados fue casi incalculable.
Jung fue uno de esos niños. En 1970 tenía cinco años y deambulaba solo entre la basura del barrio de Nandaemun de Seúl cuando fue recogido y llevado al gran orfanato americano de Holt. Instituciones como ésta fueron las encargadas de organizar las adopciones internacionales en masa de niños coreanos durante la posguerra -muchos de ellos mestizos o nacidos de madres solteras en una sociedad profundamente tradicional y machista-. Estados Unidos, Francia, Dinamarca, Suecia, Noruega, Holanda o Alemania acogieron a niños coreanos por cientos de miles. A Jung le tocó en suerte Bélgica, donde aterriza en el seno de una numerosa familia del sur del país.
La novela gráfica Piel color miel es un relato autobiográfico agridulce, en el que Jung se sirve de su experiencia como dibujante para hilvanar sus recuerdos más antiguos con los de su difícil adaptación a su nuevo país de adopción, durante una infancia y adolescencia problemáticas. A ratos triste, a ratos cómica e irónica, la historia nos envuelve en la mezcla de sentimientos entre los que se debaten quienes se han visto obligados a crecer en un lugar en el que no pueden evitar sentirse eternamente diferentes y experimentar la dolorosa y frustrante sensación del desarraigo.

María

No hay comentarios:

Publicar un comentario