12 sept. 2012

EL SEÑOR DON NICANOR


EL SEÑOR DON NICANOR 
Texto de Ana Fernández-Abascal
Ilustraciones de Flavio Morais
Editorial Kalandraka, 2011

Este libro trata de: Aficiones, canciones y poemas, libros y lecturas, sociedad, tiempo libre
Propuesta de clasificación documental: AMARILLO/POESÍA
Propuesta de signatura topográfica: AMARILLO/POESÍA/FER

Después de la lectura de este álbum ilustrado de pequeño formato, un nuevo cartel adornará  nuestra escuela:
Y PARA ESTAR MÁS CONTENTO
ME PONGO A LEER UN CUENTO
Esto mismo le ocurre a Don Nicanor, al lagarto Gedeón y a un bigotudo ratón.
¿Qué os gusta más, ver la televisión o leer un cuento? Difícil pregunta en un grupo de personas de corta edad o de edad no tan corta. Observar los ojos de Don Nicanor nos puede ayudar a dar una respuesta, de tanto ver la televisión sus ojos se convirtieron en una espiral sin fin. Al leer el cuento alguien apunta que sobre todo si estás viendo la televisión mucho tiempo y muy cerca, los ojos se te pueden quedar como al personaje de este cuento, vamos que la televisión nos puede “atontar” y en cambio un cuento nos puede “alucinar”, “emocionar”, "intrigar”, en resumen nos puede “atrapar”.
En 16 páginas de cartón con esquinas redondeadas, la autora nos cuenta la historia de tres personajes que cambian ver la televisión, por la lectura de un libro. El utilizar retahílas repetidas asegura casi siempre el éxito en una historia dirigida a un público infantil. Pronto recuerdan la rima, la repiten y les gusta volver a escuchar el cuento anticipando lo que va a ocurrir. Si queremos analizar el fondo de la historia tenemos que fijarnos en algo más que en el mensaje que nos quiere transmitir: rojo, azul, amarillo, verde y algo de negro darán color a todos los dibujos planos y a sus fondos de forma repetida en cada una de las páginas. Los dibujos “son raros” según la opinión de los niños y niñas, pero los observan con atención, identificando en ellos múltiples detalles, detalles nuevos cada vez que se vuelve a leer la historia, cuyo final nos invita a volver a empezar tantas veces como queramos leer o contar esta historia.


Mirta

No hay comentarios:

Publicar un comentario