5 de feb. de 2009

LA BRUJA RECHINADIENTES

LA BRUJA RECHINADIENTES
Tina Meroto
Ilustraciones de Mauricio A. C. Quarello
OQO Editora, 2005

Este libro trata de: Familia, Miedos, Bosques, Magia, Relaciones familiares
Propuesta de clasificación documental: AZUL/835
Propuesta de signatura topográfica: AZUL/835/MER/bru

¡Qué malvadas y feas pueden llegar a ser algunas brujas! Pero si tú eres un niño o una niña y además eres pequeño, no tienes nada que temer. ¿Qué no te lo crees?, acompáñame en este relato de la Bruja Rechinadientes y podrás comprobar que no te miento. Eso sí, debes permanecer muy atento o atenta al texto y a las imágenes, que a veces dan un poco de miedo. Te ayudarán a comprobar que cuando un niño o una niña quiere, no hay bruja, por fea o mala que sea, que se le resista. Si ves que te asustas un poco, no te preocupes, es normal. Búscate a un compañero o compañera de lecturas para descubrir juntos los tres objetos mágicos que os permitirán vencer a esta “Bruja dentona” y dejarla fuera de juego y así podréis reíros juntos de esos miedos que a veces nos asaltan y no nos dejan dormir por las noches.
Las imágenes son lo más atractivo del libro, complementan de forma extraordinaria el texto y lo llenan de sentido. Son imágenes de gran tamaño, que a menudo ofrecen primeros planos que muestran en todo su esplendor los paisajes y lugares donde se desarrolla la acción y aún más, nos introducen en un mundo de sombras y tenebrosidades a medida que la tensión y el miedo aumentan. Son de destacar los primeros planos de la Bruja Rechinadientes y los extraños personajes que la rodean. El tratamiento del color es magnífico, los tonos cálidos y alegres se van transformando en colores fríos y oscuros empleando las técnicas propias del tenebrismo, sobre los que el ilustrador realza la expresividad de los rostros de los personajes. Las figuras aparecen deformadas casi en escorzo, las cabezas, las manos y los rasgos faciales de la bruja, aparecen alargados y tratados con detalle… tal vez porque el miedo también nos haga ver la realidad de un modo diferente y exagerado. Los textos, colocados alternativamente a la derecha y a la izquierda, son sencillos de entender, tiene un tamaño de letra bastante grande y se destacan en negrita las frases a las que la autora quiere dar mayor importancia.

Amparo

Este relato está basado en un cuento tradicional al que se le han cambiado elementos que en nada modifican su argumento: Tres hermanos, movidos por la curiosidad, se adentran en un bosque en el que vive una bruja. El principio y fin nos describe un mundo real y la parte central del cuento, que se desarrolla en un bosque lleno de sombras, donde vive la bruja, sería el mundo de ficción que se corresponde con el mundo de los miedos de la etapa infantil, que la bruja no traspasa. Respecto al cuento tradicional hay una variable que merece especial atención: las ilustraciones. La cubierta en la que aparece la bruja con su boca transformada en pico y sus dientes de acero, es impactante, como para pensárselo dos veces antes de abrir el libro. En el interior, con ilustraciones a doble página y colores oscuros, abundan los juegos de luces y sombras, iluminando el detalle (la mano de la bruja, la pared de huesos de los niños, la jaula…) al que se le aplica un zoom con la única intención de producir verdadero terror. Texto e ilustraciones forman un todo, ya que el texto está sobreimpreso aprovechando elementos de la ilustración. Al tratarse de un texto conocido por los niños y niñas, puede hacerse una lectura comprensiva de las imágenes, sin necesidad de dominar el código escrito. Es interesante por su temática para la etapa infantil, ya que a través de los personajes (los tres hermanos en este caso) se enfrentan a las brujas, los monstruos…a todo aquello que les produce temor, porque confían en su valentía y tienen además la seguridad de que no van a traspasar los límites del espacio que habitan, ya que siempre se mueven en el mundo de la ficción. Así sucede en este libro, en el bosque donde vive la bruja, y también en la isla de “Donde viven los monstruos” o en la casa inaccesible en “Los hijos del vidriero”.

Marisa

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada