1 ago. 2012

SOFÍA, LA VACA QUE AMABA LA MÚSICA


SOFÍA, LA VACA QUE AMABA LA MÚSICA
Geoffroy de Pennart
Editorial Corimbo, 2007

Este libro trata de: Amistad, animales humanizados, discriminación, intolerancia, diversidad, música
Propuesta de clasificación documental: AZUL/835
Propuesta de signatura topográfica: AZUL/835/PEN 

Sofía vive en el campo. Adora la música. Le gusta mucho cantar y, cuando da un concierto, su familia y sus amigos quedan encantados. Un día lee en el periódico que se convoca un importante concurso de música. Todas las orquestas del país están invitadas a participar. "Quiero probar suerte", dice Sofía a sus amigos, que la miran apenados y con tristeza viéndola partir, pero ella está decidida a compartir su pasión con otros animales. 
Así, al llegar a la ciudad, busca una orquesta que quiera contratarla como cantante, pero le resulta muy difícil. En el Círculo Musical de los Animales con Cuernos no la admiten porque los suyos son pequeños. Lo mismo le ocurre con otras orquestas, que la rechazan porque no es alta, le falta peso, no es elegante o porque no es de color blanco y negro. 
Aunque ella es una artista extraordinaria, después de haber recorrido todas las orquestas de la ciudad, se siente frustrada por no haber encontrado dónde la admitan. Es decir, la rechazan por cuestiones que nada tienen que ver con la música. ¿Qué puedo hacer?- se pregunta Sofía. Antes de regresar decepcionada a su pueblo, comprueba que siempre hay algo o alguien que, en los momentos más bajos, puede darnos ese pequeño empujoncito que necesitamos para superar los contratiempos con los que nos tropezamos en la vida por lo que, harta ya de tanta tontería, decide buscar la solución por su cuenta y crear su propia orquesta, en la que no contratará a nadie si no es por su talento.
Sofía, la vaca que amaba la música es un magnífico cuento, con ilustraciones de tipo cómic muy simpáticas y sugerentes, en el que el autor e ilustrador, Geoffroy de Pennart, nos habla del esfuerzo, de la amistad y del sinsentido de la discriminación.

Toya

No hay comentarios:

Publicar un comentario