30 jul. 2012

A VECES ME GUSTARÍA SER MAX
Texto e ilustraciones de Reinhard Michl
Lóguez Ediciones, 2011 

Este libro trata de: Infancia, familias, mascotas, vida cotidiana,  sentimientos, relación humano-animal, autorrealización del protagonista
Propuesta de clasificación documental: AZUL/841
Propuesta de signatura topográfica: AZUL/841/MIC/ave
 
En A veces me gustaría ser Max, Reinhard Michl, prestigioso ilustrador de libros como Jim Botón y Lucas el maquinista de Michael Ende o El libro de la selva de Rudyard Kipling va un poco más allá en su carrera, creando también el texto escrito.
Desde bien niño en su casa natal de la Baja Baviera, desarrolló la diversión del dibujo, en especial de animales, tal y como lo vivió en el entorno rural. Así lo atestiguan títulos como Erizo y Ágel, Amor del gato, gato, Un hogar para el pequeño lobo y este libro-álbum, publicado en Alemania en 2004 y editado por Lóguez en España en 2011.
Max, un hermoso gato negro con pintas blancas, es envidiado por su dueño, Alejandro, un niño de unos ocho años. Pero no sólo él, ¿quién no envidiaría la libertad de Max frente a las obligaciones cotidianas de cada persona, que causan más fastidio que agrado? Madrugar, acudir al trabajo o a la escuela, aguantar visitas intempestivas, etc. El contraste entre la fastidiosa rutina de Alejandro y la alegre vida de Max se expresa en páginas impares y pares, respectivamente. Esta cadencia se rompe en el desenlace donde el niño valora la seguridad del hogar en tanto que el gato explora la noche.
Las ilustraciones ocupan la mayor parte de la página y a ellas se añade una frase de refuerzo. La reiteración de palabras y estructuras sintácticas produce un ritmo monótono, que otorga a la ilustración la función de aportar lo novedoso.
Los dibujos, siempre amables y muy expresivos, parecen hechos a la cera  por un niño, que se recrea en la representación del gato en variadas posiciones y situaciones. No es extraño que el libro empiece con el bostezo de Alejandro y concluya con un plano general a doble página de un paisaje crepuscular, que viven con intensidad Max y otros animales nocturnos.
En conclusión, es un libro muy adecuado para recrearse en su lectura y para el análisis y expresión de sentimientos y deseos, tanto de jóvenes, como de no tan jóvenes.

Ana B

No hay comentarios:

Publicar un comentario