14 feb. 2011

EL NOMBRE DEL VIENTO

EL NOMBRE DEL VIENTO
Crónica del asesino de Reyes: primer día
Patrick Rothfuss
Plaza Janés, 2010

Este libro trata de: Mundos fantásticos, aventuras, leyendas, relatos
Propuesta de clasificación documental: BLANCO/846
Propuesta de signatura topográfica: BLANCO/846/ROT/nom

Tras un inicio original aunque prefijado por el género fantástico, un posadero pelirrojo y peculiar comienza a contar su historia. Es un narrador consumado, pertenece a la casta de los Ruh y domina por tanto todos los registros dramáticos necesarios para mantenernos absortos en su historia. Sabe además de todo lo importante para conseguir nuestra atención: se mantiene dentro de los límites de su género, pero siempre con una sorpresa en la manga para sentir que no leemos el mismo libro que creíamos leer, sabe encender un fuego con el calor de su cuerpo, tocar un laúd al que se le van rompiendo cuerdas, que los dragones no existen pero sí los dracos, y los demonios, y los enigmáticos y aterradores Chandrian. Incluso puede convocar al viento, aunque aún se le resisten las siete palabras que pueden hacer que cualquier mujer le ame. Y no tienen ni pizca de miedo al sentido del humor.
Sufre la pérdida de sus padres, y de todos sus compañeros, las terribles vicisitudes de la pobreza, el miedo y la ansiedad, también el orgullo de convertirse en miembro del Arcano a una edad inimaginable, y se convierte en protagonista de leyendas y cuentos que otros narran a su vez entronizándole. Si algo está claro en este magnífico libro es que la comunidad y el individuo son fruto de sus historias, literalmente somos la historia que de nosotros mismos contamos, y la de nuestro posadero es fascinante. La pega es que no sabemos cuándo estarán listos los dos volúmenes que restan para completar una historia que está por completo abierta y a la que no puede, por sorprendente, suponérsele ningún camino.
Cada uno de nosotros tendrá una nueva versión de sí mismo tras leer este libro. No entiendo por qué todavía no han hecho la película.

Lorena

Metemos en una coctelera un poco de Harry Potter, el Señor de los anillos y una pizca de Blade Runner y obtendremos El nombre del viento. Se trata de un libro entretenido, con una trama ágil pero con detalles que recuerdan demasiado a otros libros escritos antes, lo cual es sin duda el mayor fallo de toda la historia aunque tampoco le hace desmerecer porque desde el principio el lector no puede dejar de preguntarse qué secretos esconderá el posadero y si finalmente logrará su cometido.

Se trata de un relato contado en primera persona que relata un a priori vulgar posadero al que le precede una fama de aventurero que no sabemos si es real o no. En su posada irrumpe un cronista decidido a descubrirlo y a escribir su historia y es así cómo de la propia voz del protagonista conocemos su vida llena de penurias y peripecias marcadas por la trágica muerte de sus padres.
Cargada de simbolismo, magia, escenarios fantásticos, idiomas inventados, mujeres hermosas, villanos perversos y un héroe que lo supera todo, el escritor entreteje una trama que bebe de múltiples fuentes empezando por los cuentos clásicos, recordando incluso a veces a las andanzas de caballería de El Quijote y que deja al lector con ganas de más.
Contiene detalles muy curiosos como el denominado por los propios personajes “habla paleto” que recuerda en la traducción al asturiano o al gallego o el hecho de que tras su arrollador éxito en EEUU los editores hayan pospuesto la salida de la segunda parte prevista en principio para octubre de 2009 y por la que aún seguimos esperando.


Ana N.

No hay comentarios:

Publicar un comentario