4 feb. 2011

LA BICICLETA EPIPLÉJICA

LA BICICLETA EPIPLÉJICA
Texto e ilustraciones de Edward Gorey
Libros del Zorro Rojo, 2010

Este libro trata de: Absurdo, bicicletas, aventuras, relaciones familiares, humor.
Propuesta de clasificación documental: BLANCO/843
Propuesta de signatura topográfica: BLANCO/843/GOR/bic

Esta es la historia de un absurdo en la que un hermano y una hermana, no muy bien avenidos, cuyo sexo cuesta trabajo distinguir por las ilustraciones, se embarcan en el paseo en bicicleta más largo que se ha dado. Las extrañas aventuras vividas por los hermanos comienzan en la decisión de cuál sería el propietario de una bicicleta que aparece sin ciclista, ni pedales, ni freno. La reyerta finaliza con el hermano como ganador, la hermana se sube en el manubrio y a pasear. Por el camino casi chocan con un árbol, en cuyas ramas un enorme cuervo les avisa del peligro; pasan por un campo de nabos sin nabos; y se desencadena una tormenta que casi les fulmina… El largo paseo de ida a ninguna parte finaliza cuando se dan cuenta de que han perdido los catorce pares de zapatos amarillos de una y el chaleco de piel a lunares del otro. Y aquí comienza la aventura del viaje de vuelta al principio de la historia. Al final descubren que el paseo, que parecía de corta duración, se había alargado más de la cuenta.
Este álbum ilustrado cuenta una historia tan absurda como en determinados momentos cómica. La narración está escrita en tercera persona y el escaso texto, propio del álbum ilustrado, se ha estructurado en veintidós capítulos de apenas cuatro líneas o menos cada uno. Las ilustraciones en blanco y negro y esquemáticas, son propias del cómic y acompañan en todo momento a la narración apoyando la comicidad de la misma así como el inesperado final. Es necesario conectar con este tipo de humor tan absurdo, e ir un poco más allá, buscando un significado a la historia, para que ésta cobre cierto sentido y podamos comprender las opiniones que destacan la genialidad de la obra.
La polivalencia del autor Edward Gorey (escritor, pintor, dibujante, escenógrafo americano, etc) le ha llevado a conseguir el Premio Tony al mejor diseño de vestuario para el musical Drácula. En cuanto a sus obras no sólo destaca la que nos ocupa, también en una línea similar nos encontramos La niña desdichada, Los pequeñines macabros o El invitado incierto.

Eva

1 comentario:

  1. Es tan absolutamente absurdo, que resulta genial. Me encantó.

    ResponderEliminar